Aunque pueda parecer mentira lo cierto es que actualmente tenemos mapas más precisos de la superficie de la Luna que del fondo del mar. La culpa la tienen la falta de baterías con autonomía suficiente ya que el envío de señales acústicas está inventado hace tiempo y hasta los animales submarinos lo utilizan desde hace mucho, mucho tiempo.

Por eso, científicos del MIT están despurando del desarrollo de su UBL (Underwater Backscatter Localization) que viene a ser como un GPS submarino y que además no requiere de energía eléctrica para funcionar al generar su propia carga eléctrica.

El sistema UBL aún está en desarrollo y el MIT indica que queda trabajo por delante.

YouTube player

La idea principal está en que UBL no necesita emitir sus propias señales acústicas y en su lugar refleja las señales moduladas del entorno que recibe.

Esa técnica puede dar a los investigadores información sobre el posicionamiento del objeto que refleja la señal.

Cuando reciben una onda sonora que hace vibrar el sensor del dispositivo UBL este usa esa carga para reflejar de forma selectiva algunas ondas sonoras en su entorno.

Los receptores traducen la secuencia de reflexiones, conocida como retrodispersión, en un patrón propio para las ondas sonoras reflejadas y ceros para las ondas sonoras no reflejadas.

En teoría aplicando este mismo principio se puede determinar la ubicación de un objeto midiendo cuánto tarda la onda de sonido en reflejarse en el UBL y luego volver a la base desde donde se ha emitido de forma que se mediría la distancia entre el investigador y el dispositivo UBL al que se busca.

880
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x