Robetle es el nombre con el que ha bautizado un grupo de investigadores de la Universidad del Sur de California a un robot de 15 milímetros de largo que usa un sistema muscular artificial basado en combustible líquido para arrastrarse, trepar y cargar peso encima durante un máximo de dos horas.

A diferencia de otros proyectos robóticos que hemos venido viendo a lo largo de los años, el sistema de alimentación eléctrico se hacía llegar a través de cables minúsculos que dificultaban su movimiento en este caso se utiliza METANOL como fuente de energía lo que permite su repostaje a medida que lo necesita pudiendo almacenar diez veces más energía que una batería con la misma masa

Sus propiedades son realmente alucinantes: gracias a sus micromúsculos artificiales, el insecto robot es capaz de levantar y transportar 2,6 veces su tamaño, mientras que también destaca por su ligereza ta que tan solo pesa 88 gramos. En cuanto a los materiales, los músculos son de alambre de níquel-titanio hechos de superficies de platino. El fenómeno del movimiento se explica de la siguiente forma: cuando se calienta el metanol, los cables conectados a las piernas del robot se contraen y las piernas se acercan entre sí. Cuando el cuerpo se enfría, las piernas se extienden hacia atrás.

544
0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios