La hematita es la forma mineral del óxido férrico y que ya se conoce desde hace más de tres siglos antes de Cristo utilizándose desde entonces como un importante constituyente de los ladrillos a los que da su característico color rojizo.

Curiosamente, la hematita también se utiliza en instalaciones de almacenamiento de energía de última generación. Por ello, no es raro que los químicos que fueron los autores del estudio hayan desarrollado un método para modificar los ladrillos y permitirles almacenar electricidad que se puede utilizar para alimentar dispositivos.

Situados unos ladrillos “normales” en un horno con una determinada ásta interactuó con la hematita en los ladrillos, desencadenó una reacción de polimerización, creando un polímero conocido como PEDOT, que puede almacenar y conducir electricidad.

Sabían que el proceso químico funcionaba porque cuando metían los ladrillos en el horno, no salían rojos, sino azules.

Usando una celda solar, los químicos le dieron a la mitad de los ladrillos una carga positiva y la mitad de ellos una carga negativa y los conectaron con cinta de cobre.

Básicamente, esto convirtió los ladrillos en una batería, lista para almacenar energía que puede alimentar un dispositivo cuando se acciona un interruptor.

644
0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
1 Comentario
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
1
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x