La mayoría de las empresas ya están empezando a considerar muy seriamente el retorno de los trabajadores a sus oficinas en las próximas semanas o, al menos, a simultanear dichas estancias con periodos de teletrabajo. A falta de confianza en los resultados que puedan aportar los test de PCR la única alternativa para iniciar el desconfinamiento con un mínimo de seguridad podrían ser las “app”. Desgraciadamente la preocupación por la privacidad está haciendo que en Europa no acabemos de apostar por una.

Una alternativa “novedosa” podría ser un parche que están desarrollando en el Shirley Ryan AbilityLab en Chicago capaz de monitorizar el COVID-19 a través de sus diferentes síntomas.

Con este parche en el cuello se pueden seguir en tiempo real la respiración o la tos del paciente sin que tenga que estar conectado a una máquina o dispositivo médico más aparatoso. Cuando se coloca el parche en el cuello del paciente, este automáticamente comienza a emitir datos a la nube sobre la intensidad y el patrón de tos que sufre el paciente. Para ello el parche cuenta con un acelerómetro que es capaz de hacer una lectura de la intensidad de la tos. También puede apreciar movimientos importantes en el pecho, identificar sonidos respiratorios, la frecuencia cardiaca y la temperatura corporal del paciente, llegando incluso a detectar la fiebre.

El parche se conectaría a tu smartphone que sería el encargado de enviar los datos (convenientemente asegurados, claro) a un servidor.

Lógicamente es un wearable que está todavía en desarrollo y del que no se conoce una posible fecha de comercialización sad

163
0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios