Continuando con nuestras noticias dedicadas a los «ciclistas» seguro que (no) conocerán Horse Ridge una serie de crestas volcánicas en Oregón y muy frecuentada en los meses de invierno por amantes del ciclismo de aventura.

Pues bien, hace unos días INTEL presentó su nuevo chip Horse Ridge desarrollado conjuntamente con la Universidad holandesa de Delft y TNO (Netherlands Organization for Applied Scientific Research). Se trata de un chip de control criogénico que debería hacer que las computadoras cuánticas sean más pequeñas, más rápidas y con un enfriamiento menos agresivo.

El sistema en chip se basa en el proceso de baja potencia FinFET de 22 nanómetros de Intel e incluye cuatro canales de radiofrecuencia que pueden controlar un total de 128 qubits.

Puede que no parezca mucho, pero es más del doble de los 49 qubits que Intel se jactaba de su chip de prueba Tangle Lake a principios de 2018.

Debería conducir a computadoras cuánticas más pequeñas (o al menos más eficientes) al permitir que un chip maneje más tareas sin tantos cables e instrumentación de rack.

El chip también puede manejar un amplio rango de frecuencias, incluidos qubits superconductores de alrededor de 6GHz a 7GHz y qubits de spin más pequeños de 13GHz a 20GHz.

Es posible que las computadoras cuánticas que usan Horse Ridge no necesiten mantenerse tan frías tampoco. Intel espera usar qubits de spin de silicio que puedan operar a temperaturas tan «altas» como 1 kelvin, y Horse Ridge «allana el camino» para hacer un paquete único que combine esos qubits con sus controles.

Se estima que una computadora cuántica completa necesitaría más de 1 millón de qubits para ser viable.

452
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x