De acuerdo con la DGT en España se producen casi 400 muertes al año por conducir con el móvil apuntando además a que las distracciones con el móvil están involucrados en una quinta parte de los accidentes que se producen. Estas cifras convierten el uso del móvil en “una de las principales causas de mortalidad en carretera, a la altura del exceso de velocidad o del consumo del alcohol”, concluye la investigación.

Por ahí fuera ocurre algo similar por lo que en Inglaterra, Arabia Saudí y ahora también en Australia están probando el primer sistema de cámaras con AI para intentar atajar este problema.

Para ello y con un presupuesto de casi 90 millones de dólares van a desplegar cámaras móviles y fijas de alta resolución en 45 puntos de su red vial. Estas cámaras mediante técnicas de Inteligencia Artificial tomarán imágenes desde diferentes ángulos para detectar el posible uso de móviles durante la conducción. Las imágenes “sospechosas” pasarán a un grupo de “humanos” que serán los que definitivamente emitan la multa de 350 a 450 $ así como de la retirada de 5 puntos del carnet de conducir.

Como es normal cada vez que se introduce un nuevo sistema de “control” de la población (de cualquier tipo) surgen las dudas sobre la protección de la privacidad por lo que en este caso se han apresurado a indicar que las fotos tomaadas y en las que no haya indicios de conductas erróneas se borrarán en una hora mientras que si el sistema encuentra algo sospechoso pero que no lo puede corroborar el personal humano se borrarán en 48 horas.

Más complicado es el tema de presunción de “culpabilidad” por la cual el conductor tendría que demostrar que el objeto con el que fue sorprendido no era un móvil. Pero sobre el nivel de confianza que debemos tener ante decisiones tomadas por robots es un tema cada vez más candente y complicado.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación