Plastic Bank es una ONG fundada en Canadá en el año 2013 cuyo objetivo es reducir la cantidad de resíduos plásticos en el medioambiente y a la vez luchar contra la pobreza en el mundo. A través de una criptomoneda propia pagan a la gente que aporta los resíduos plásticos recogidos. Luego el material de los centros de recogida y una vez verificado que se trata de “plástico social” (es decir que por ejemplo no proviene de robos, etc) se vende a empresas tradicionales dedicadas a la reutilización de los mismos.

Otra alternativa para reducir el impacto negativo de los plásticos son los bioplásticos aunque todavía no se ha dado con una alternativa ecológica y sostenible. Ahora y gracias al trabajo fin de carrera de una estudiante inglesa se ha propuesto MarinaTex.

Se trata de un material que se presenta en una lámina translúcida, flexible y con propiedades mecánicas superiores a las del Polietileno de baja densidad (PEBD), para cuya fabricación se utilizan únicamente ingredientes naturales basados en algas rojas y deshechos de pescado. No hace falta llevar a cabo ningún tipo de gestión para su eliminación, ya que es biodegradable y desaparece en un plazo de entre 4 y 6 semanas. Estas cualidades lo convierten en un compuesto perfecto para la producción de envases sostenibles.

2
Responder

avatar
2 Comentarios
0 Responder
1 Seguidores
 
Comentario más seguido
Comentario más interesante
1 Autores
Pharizna Autores más recientes
  Suscribirse  
Notificación