Ingenieros de MIT acaban de inventar un RFID fotovoltáico que se alimenta de la luz solar y podría revolucionaer el mundo del IoT (Internet de las cosas).

Basado en células solares de perovskite será capaz de autoalimentarse y ser capaz de funcionar durante semanas o meses enteros y todo a un goste mínimo. No es una idea nueva ya que también en el MIT se estuvo trabajando sobre sistemas similares pero basados en tecnología solar convencional pero con lo que resultaban ser células solares caras, rígidas y no imprimibles a diferencia de las nuevas.

El nuevo sensor funciona de acuerdo al mismo principio del RFID convencional es decir, trabajando sin consumo eléctrico en reposo pero emitiendo una señal electromagnética cuando se le acerca un “lector” del que recibe la energía para dicha comunicación. El problema es que las “etiquetas / tags” RFID tan solo producen unos pocos microvatios de potencia y solo cuando la distancia es de tan solo unos pocos centímetros. Ahora con el uso de la perovskita se pueden generar hasta 4.3 V transmitiéndose la señal hasta 5 metros de distancia (en un cirucito de 1.5 V).

La eficiencia energética del nuevo sensor es del orden de 18-21% siendo capaz de alimentar sensores durante unas tres horas con tan solo 45 minutos de exposición a la luz … incluso interior.

73
0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios