Datos del producto
















Nombre del producto:Bricomontaje de un sistema de carga inductiva en un THL W8s.
Fabricante:THL (China) y Palm (USA)
URL-Producto:http://en.thl.com.cn/mobile/detail-33.html
Precio:menos de 25 euros
Comentarios:En el FORO

Datos de la revisión












Revisado por:Mariano Rodríguez (Hardan)
Fecha revisión:21/10/2013
Requerimientos:Maña, paciencia, soldador, cables, plancha de cobre de 35 micras, cinta de doble
cara fina y forro plástico adhesivo
Hardware empleado:Estación de soldadura JBC, microscopio para hacer las soldaduras y estaño.


Hace poco recibí un teléfono chino de un mínimo de calidad que sustituyera a
mi vetusta HTC HD2 que me dio muchas alegrías pero que se comenzó a quedar viejo, así
que tras un proceso de búsqueda me quedé con el modelo W8s de la marca THL. Es un móvil
que cumple muy bien con lo que esperaba de él pero mi inquietud me impedía que se quedara
como está, por lo que decidí poner en marcha un proyecto que tenía en mente hace tiempo
pero que era imposible de hacer en la HD2 debido a su tapa metálica: implementar un receptor
de carga inductiva.

Me metí en busca de una base y un receptor que me permitieran conseguirlo sin arruinarme y a
su vez que pudiera ser adaptado en la tapa del móvil sin darme problemas. Encontré la base y
la tapa de batería con receptor inductivo de las antiguas Palm Pre a buen precio en tiendas
extranjeras y las pedí para que me llegaran lo antes posible.



La tapa lleva su receptor pegado y protegido convenientemente. Una vez quitado el receptor
se ve así:




Una vez extraído el receptor bastaba con recortar parte del plástico, pegarlo a la tapa y colocar las conexiones para que
llegaran hasta la parte de arriba de la tapa, que es donde se conectará al móvil mediante unos
pines de cobre que previamente se deben soldar a la placa principal del móvil. Primero había que
preparar la tapa para albergar las conexiones. Hice un corte en el apantallamiento de la zona
superior izquierda, allí llegarían los hilos y los pines de conexión.




Mi primer idea fue utilizar los cables que se usan para los antiguos discos IDE, son finos y
al ir en paralelo podría usar dos unidos, de forma que sería más fácil pegarlos.




Craso error, los cables eran demasiado gruesos para que la tapa cerrara. Tuve que descartar
esas conexiones y pensar en algo más fino. Por suerte, trabajar en una fábrica de PCBs te aporta
soluciones para esos problemas. Aproveché el sobrante de unas láminas de cobre que se utilizan
en los circuitos multicapas para poder crear unos hilos finos pero suficientemente resistentes
eléctricamente hablando. Esta fue la materia prima utilizada:




Corté con unas tijeras un par de hilos conductores que pasaran por la izquierda del receptor y
puse cinta de doble cara especial para pantallas LCD que le daba mejor agarre. Para quien piense
que puede parecer poco esos hilos son de cobre de 35 micras de espesor y 2,5mm de ancho, capaces
de soportar de 2 a 3 amperios, superando con creces el amperio necesario para el receptor. Quedaron
tal que así:




Con cuidado pegué las dos tiras y las soldé a los dos pines del receptor para acto seguido probar
si cerraba la tapa. Todo comenzaba a ir perfectamente. El caso es que aunque la colocación del receptor
podía quedarse así daba la impresión de que era un apaño, por lo que quité el plástico de Palm y
preparar la tapa para dejarla más vistosa.




Eliminé otro trozo del apantallamiento, me hice con plástico adhesivo de color blanco y una vez
cortado a la medida de la tapa lo coloqué cuidadosamente. El resultado no quedó mal para mi gusto,
más discreto.



Bueno, ya estaba la mitad del trabajo hecho. Ahora tocaba abrir el móvil e incorporar los dos
pines que conectarían el receptor al USB para poder cargar sin hilos.



La instalación del receptor en la tapa era por decirlo así la parte fácil, pero para poder conectarlo al móvil había que abrirlo,
soldar los cables, colocar los dos pines de conexión y cerrarlo todo sin que molestara, provocara una
avería o simplemente no funcionara.



Antes de nada quiero pedir disculpas por la calidad de alguna de estas fotos, desgraciadamente la cámara
que utilicé me falló en el modo macro y salen algo borrosas. Debido a que lo hice en un plazo de tiempo muy corto
no me di cuenta de ello hasta que ya estaba el proceso hecho y el móvil montado, por lo que me es imposible
repetirlas. Las he procesado lo mejor posible y espero que al menos muestren el proceso correctamente.


Abrí la carcasa trasera que protege la circuitería del móvil y deja todo al descubierto.




Lo primero fue buscar el sitio más idóneo para la colocación de los puntos de conexión, por suerte había un hueco perfecto
entre la SIM2 y la microSD, cerca de la masa y no muy lejos del USB para soldar los cables y pegar los
nodos. Ahí hice un par de taladros artesanalmente para el paso de los cables. Como es típico en mí marqué la polaridad en
la polaridad para evitar confusiones a la hora de soldar.




utilicé dos cables finos pero resistentes para soldar los dos polos.




Localicé el punto de masa y el de 5 voltios, aquí es donde debía soldar los hilos:



Primero el de 5V con ayuda del microscopio de la máquina de reparar y luego el de masa, más accesible




Utilicé una pequeña parte de la pieza de cobre para hacer dos pequeños pines en los que soldaría
los hilos para que quedaran pegados lo más planos posibles justo donde asentarán los de la tapa.




Conecté la base al cargador y puse la tapa en el mismo para comprobar si funcionaban emisor y
receptor. Como era de esperar el multímetro me indicaba que había salida. En un primer momento
me parecía algo alta (5,6v) pero al conectar carga luego descendía para llegar a un voltaje más
cercano a los 5v del USB.




Atornillé todo, coloqué la tapa y coloqué el móvil en la base con los dedos cruzados para que todo
fuera bien. Pues no fue así, no conectaban tapa y pines del móvil. No entendía por qué, pues estaban
correctamente alineados y se tocaban móvil y tapa, así que me puse a buscar las razones. Medí con el multímetro los pines del
móvil y llegaba voltaje que indica unas buenas soldaduras. Un compañero de trabajo me dio la respuesta:
las placas de cobre que llegan a fábrica tienen un recubrimiento que ayuda a que las condiciones de
humedad del aire impidan oxidarlas pero también evitan una buena conexión eléctrica. Entonces me puse
a repasar los pines de móvil y tapa y les di un poco de estaño para que aparte de no oxidarse
tuvieran más conductividad.



Volví a poner el móvil en la base y ¡¡¡POR FIN!!! El led rojo de carga encendió y el móvil reconocía
la carga correctamente. Lo tuve cargando hasta que el led cambió de rojo a verde y hasta ahora
sigue funcionando sin problemas.




El móvil, aún siendo bastante grande posa perfectamente en la base y los imanes de la misma lo
sujetan sin problemas ayudando a que quede correctamente colocado. Eso sí, ha de ser sin ningún
tipo de funda ya que el móvil necesita que esté pegado a la base.








Conclusión












La carga inalámbrica es una característica que aún tienen pocos móviles y que deseaba
tener en el mío, así que me lié la manta a la cabeza y me puse manos a la obra, esta vez
con éxito, afortunadamente.
Lo bueno
· Prescindir de cables al cargar y evitar un accidente por tropiezo.
· Podemos poner
una tapa sin el receptor si un día decidimos eliminarlo.
. De esta forma podemos cargar
tanto con el cable USB como con la base indistintamente.
Lo malo
· Corres el riesgo de averiar el móvil si te equivocas en algo.
. Pierdes la garantía
al abrir el móvil y modificarlo.
. No puedo usar la carga inductiva con la funda de gel por la
necesidad de estar pegado a la base.


PUNTUACIÓN: 9



Nota



Gracias a todos los lectores de PCdemano por aguantar este tostón de
bricolaje casero para poder eliminar los cables en casa cuando cargo el móvil.



Hardan, intentando mantener ese pequeño lapso de tiempo con el que poder
seguir haciendo cosas útiles y sin abandonar esta que es nuestra página.

301
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x