Los ataques “maliciosos” son habituales en cualquier gran evento y las próximas olimpiadas no podían ser menos teniendo en cuenta que seis agentes de inteligencia rusos fueron acusados en Estados Unidos en 2020 por una operación global de piratería informática durante los Juegos de Invierno de 2018 en Pyeongchang.

Por ello, Japón quiere controlar el más mínimo detalle en relación a la seguridad de los atletas y del propio desarrollo de la competición. Por eso, ha creado un equipo de 220 ‘piratas informáticos éticos’ (así los ha denominado) para controlar los posibles ciberataques.

Según el diario japonés, The Mainichi, los hackers participaron en un programa de capacitación auspiciado por el Instituto Nacional de Tecnología de la Información y las Comunicaciones. La mayoría de los ‘piratas’ procedían de empresas de telecomunicaciones japonesas como Nippon Telegraph y Telephone.

A pesar de todo a menos de dos meses del inicio de los Juegos Olímpicos de Tokio, una fuente cercana al Comité Organizador confirmó a Japan Times la detección de un incidente de seguridad involucrando el acceso no autorizado a una herramienta para compartir información desarrollada por la compañía tecnológica Fujitsu. Este incidente habría derivado en una brecha de datos masiva.

Al parecer el incidente involucra la filtración de información confidencial perteneciente a alrededor de 170 personas que participan en tareas de organización y gestión de seguridad. Algunas de estas personas también habrían participado en un simulacro organizado por el Centro Nacional de Ciberseguridad de Japón, que trataba de prepararse ante posible sabotaje cibernético.

17
0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
2 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
2
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x