Aunque la temperatura es una magnitud medible con facilidad no todos la sentimos igual y si no valga por ejemplo las peleas por el control del termostato del aire acondicionado de la oficina, ¿no?.

Más o menos esto es lo que debieron pensar tres doctorandos del MIT cuandro crearon EMBR LABS y su termostato personal que permitiría a las personas enfriarse de forma individual en lugar de toda su oficina u hogar, lo que permitiría ahorrar entre el 15% y el 35% de la energía que supone enfriar un edificio, por ejemplo.

El brazalete con forma de smartwatch y que se puede comprar por 299$ funciona enfriando una placa de cerámica que está en contacto con la piel de la muñeca lo que favorece que los termorreceptores presenten en la zona se alivien y disminuya la sensación de calor.

Según sus creadores su invento consigue crear una sensación de temperatuta 3ºC por debajo (o por encima) de la temperatura real de la estancia.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación