Sin duda alguna una de las mayores limitaciones de los drones actuales es su escasa autonomía ya que sin uno para uso personal no aguanta más de 5-10 minutos tampoco en uno industrial / profesional es mucho mayor llegando a los 15 minutos en el mejor de los casos.

Ahora sin embargo y gracias a la startup suiza Flybotix ha conseguido duplicar su autonomía gracias al diseño de unas nuevas hélices y un nuevo sistema de estabilización. Esto unido a su pequeño tamaño lo hacen perfecto para tareas de inspección de instalaciones industriales incluyendo todo tipo de “ductos“.

Es bien sabido que la autonomía de un dron es proporcional a su tamaño y a medida que se hacen más pequeños su autonomía también lo hace… y la eficiencia de sus hélices sigue también lo hace.

La alternativa de reducir a la mitad el número de hélices (pasando por ejemplo de cuatro a dos) consigue aumentar la autonomía al reducir el consumo aunque a costa de perder estabilidad y por tanto haciéndolos más difícil de volar.

El diseño de Flybotix consiste en integrar tan solo dos hélices superpuestas en un cilindro de 30 cm de diámetro. La estabilización se consigue gracias a un algoritmo propio diseñado para este dispositivo que se asemeja mucho en vuelo a un helicóptero manteniendo la facilidad de un cuadricóptero.

83
0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
1 Comentario
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios