La ciberseguridad es cada vez un tema más importante ya que nadie está a salvo de los “malos” que bien pueden atacar para inocular algún tipo de “malware”, encriptar tu información para pedir luego un rescate por liberarla… o clásicamente para “robarte” parte de tu información.

Esto es lo último que parece ocurrió a la NASA el pasado año según las conclusiones de la Auditoría que se publicó la pasada semana.

Por lo que se sabe, en la pasada primavera el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA, un usuario externo (de alguna de las muchas empresas subcontratistas) que trabajan con ellos accedió de forma descontrolada mediante su RPi durante diez meses. En ese tiempo consiguió robar 23 ficheros (unos 500 MB de información confidencial) y dada la importancia de la brecha de seguridad y una vez conocida la misma se decidió aislar al Johnson Space Center de la citada red para evitar que se pudiese enviar malware a sus misiones de vuelo.

114
0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios