Últimamente por falta de tiempo (o más bien por vaguería) no me pido la presión arterial tanto como debería lo que es “peligroso” para una persona hipertensa como yo.

Eso sí, en casa tenemos un par de tensiómetros y el de Koogeek que revisamos hace un par de años no resulta muy complicado de poner.

Realmente lo que me gustaría sería disponer de un “parche” como el que están diseñando en la Universidad de San Diego se puede pegar o usar en la piel del paciente y que medirá continuamente la presión arterial del usuario.

El parche también tiene un gran potencial, ya que también podría usarse para eventualmente ayudar a controlar otros órganos vitales, como el hígado, los pulmones e incluso el cerebro.

La forma en que funciona el parche es mediante el envío de ondas ultrasónicas que penetran debajo de la piel y se reflejan en los tejidos y la sangre del usuario, que luego se envían de vuelta al sensor para intentar realizar una lectura de la presión arterial del usuario.

En este momento, el parche no es demasiado práctico, ya que (aunque no lo parezca por la fotografía) todavía necesitará una fuente de alimentación, pero tiene potencial.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación