Chengdu es una pequeña ciudad China (con 14 millones de habitantes) que salto a los titulares el pasado año por anunciar sus planes para el lanzamiento de una luna artificial antes del 2020.

De esa forma pretenden iluminar sus calles y con ello reducir el consumo de energia eléctrica luchando de esa forma contra el calentamiento global. Otros, sin embargo, consideran que puede generar consecuencias muy peligrosas, por aumentar la contaminación lumínica, alterar el ritmo circadiano de las personas modificando radicalmente los ecosistemas presentes.

Por otro lado (y en este caso sin opiniones negativas) también han anunciado que ya tienen casi listo su Sol artificial que no es más que un reactor capaz de reproducir el proceso de fusión nuclear del Sol llegando a alcanzar temperaturas superiores a los 100 millones de grados Celsius… o sea unas siete veces más que el propio Sol.

Aunque no hay fecha exacta, parece ser que ya en 2019 terminará de construirse el reactor ocurriendo su puesta en producción a lo largo del 2020.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación