A pesar de haber realizado interesantes viajes de negocios a Sudáfrica (2 semanas incluyendo un safari fotografico durante el fin de semana), Orlando (1 semana con toda la familia en DisneyWorld), Buenos Aires (otra semana incluyendo una KDD de PcDeMaNo) o la media docena de veces que hemos estado en Nueva York o San Francisco… sin duda alguna me quedo con mi último viaje a Boston y la semana pasada en el MIT.

Aunque la verdad es que el Curso en el MIT sobre nuevos materiales me “defraudo” un poco las conferencias a las que pudimos asistir sobre otros temas (aparte de la nanotecnologia) justificaron con creces el viaje.

Hablando de nanotecnologia, este mismo mes se ha presentado en el American Physical Society March Meeting, celebrado en Boston, un diseño para la creacion de un ejército de millones de nanobots, robots de tan solo nanómetros de tamaño, en unas semanas.

Cada uno de estos nanobots mide 70 micras (cerca del grosor de un cabello humano) y tiene un cuerpo compuesto por un esqueleto rectangular y superfino.

Este se encuentra recubierto por una capa de silicio en la que los investigadores han podido instalar el equivalente a rudimentarios y minúsculos órganos: componentes de control y pequeñas células solares.

Además, tienen unas patitas hechas de una bicapa de platino y titanio o grafeno de tan solo 100 átomos de ancho.

Reciben energía sin ningún tipo de cable, pueden caminar y son capaces de sobrevivir a condiciones ambientales adversas.

Además, son lo suficientemente pequeños como para ser inyectados a través de una aguja hipodérmica disponiendo de capacidades inceribles.

El truco está en que cuando la luz láser incide contra sus cuerpos, el platino se expande y el titanio se queda rígido, causando una contracción de las patas.

Además, las células solares causan la contracción y relajación alterna de las patas delanteras y traseras.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación
A %d blogueros les gusta esto: