Los inicios de la impresión 3D pueden asociarse a los años 80 que los robot sexuales mientras que los robots sexuales y las sex dolls acaban de aparecer aunque rápidamente se está creando negocios para su uso y disfrute.

Por ello, los chinos fabricantes de dichas “muñecas” de silicona (como por ejemplo, DSDollRobotics, apuestan por el empleo de la tecnología de impresión 3D para fabricar sus productos y conseguir con ello abaratarlos y democratizar su empleo.

Si hasta ahora para la fabricación era preciso primero hacer un molde y todo de una forma artesanal…

ahora gracias a la impresión 3D se podrá trabajar en base a líneas de montaje similares a los utilizados hasta la fecha para la fabricación de automóviles, por ejemplo… reduciendo con ello el coste y aumentando de forma sustancial la capacidad de producción.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación