En septiembre os anunciábamos la nueva Play Station Classic que venía a ser una versión reducida (en tamaño) de la famosa videoconsola de Sony.

Desde hace unas semanas está a la venta y ya han conseguido “hackearla” por un fallo de la gente de Sony que ha utilizado GnuPG, una implementación gratuita de OpenPGP que permite cifrar y firmar datos y comunicaciones. El cifrado es seguro, pero han cometido el error de usar una clave pública al alcance de cualquiera, pudiendo descifrar la consola. Gracias a ello ya se han podido cargar manualmente los primeros juegos.

De hecho gracias a BleemSync es posible ejecutar cualquier juego de la antigua Play Station en la Play Station Classic y todo ello desde una USB.

Otro problema que tenía le nueva videoconsola era la imposibilidad de utilizar mandos ianlámbricos aunque también se ha resuelto gracias a este adaptador que se empezará a enviar a primeros de año y tan solo cuesta 20$.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación