En nuestras “disparadas” sesiones de brainstorming que tuvimos en la petrolera para inventar el futuro aparte de sugerir que el proyecto sobre el coche conectado fuese más allá pensando incluso en llegar hasta la silla de ruedas conectada se propuso estudiar el tema del aprovechamiento de meteoritos para buscar petróleo o extraer de ellos (en vuelo, claro está) los minerales preciosos y tierras raras que hubiese en ellos.

Lo que sin embargo nos pasó desapercibido es algo para lo que se ha fundado la startup OrbitFace y que tiene mucho futuro y seguro interesará a “nuestra” gente de EESS.

Mientras que los más soñadores de la petrolera se imaginaban gasolineras en las que nose vendiesen combustibles (gasolina y gasóleo) sino… información otra gente van piensan en soluciones realmente innovadoras. Teniendo en cuenta que la carga en las naves espaciales vale su precio en oro, las naves espaciales se lanzan con la cantidad mínima de combustible lo que algunas veces pone en aprietos a sus astronautas.

Entonces ¿no sería un buen negocio montar estaciones de servicio en el espacio para que allí pudieran repostar las misiones espaciales que cada vez serán mas numerosas?

Aunque lo hayamos visto en muchas películas del cine, el abastecimiento en el espacio (vació y sin gravedad) no es un tema resuelto en la actualidad. Por ello, OrbitFace va a hacer pruebas en el ISS sobre dinámica de fluidos para diseñar la válvula óptima para este tipo de aplicaciones.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación