Cada día tengo más claro que no me podré dedicar a ser comercial ya que mi sinceridad me pierde. En cualquier forma uno sale muy contento de una reunión con un director de una posible empresa cliente cuando le suelta que no confía para nada en las predicciones de las redes neuronales … y él le da la razón porque a él el haber trabajado en una refinería también le ha marcado. De haber sido al contrario y él haber sido un defensor acérrimo de la última moda en Machine Learning me habría metido en un lío a pesar de lo cual, lo siento, pero nunca cambiaré.

Otra persona a la que admiro por su sinceridad es nuestra amiga Julie de the-gadgeteer que no se calla en sus reviones.

Por ejemplo, en esta última que ha hecho sobre el Albohes Z5 no tiene problema alguno en resumir su impresión acerca del robot diciendo que NO le ha gustado nada del producto y que, aunque este tipo de robots son a priori bastante prometedores… si son todos como éste prefiere seguir limpiando los cristales por el método tradicional.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación