La llegada del Samsung Galaxy Ring ha intensificado la competencia en el mercado de los anillos inteligentes, enfrentándose directamente al ya conocido Oura Ring Gen 3. Ambos dispositivos prometen un seguimiento detallado de la salud y el bienestar, pero cada uno tiene sus propias ventajas y desventajas. En este artículo, exploraremos las diferencias clave entre estos dos anillos inteligentes para ayudarte a decidir cuál se adapta mejor a tus necesidades.

Diseño y precio

El diseño es un factor crucial al elegir un anillo inteligente, ya que afecta tanto la comodidad como la estética. El Samsung Galaxy Ring se destaca por su diseño delgado y ligero, con un grosor de 2.6 mm y un peso que varía entre 2.3 y 3.0 gramos, dependiendo del tamaño. Esto lo convierte en uno de los anillos inteligentes más ligeros del mercado, lo que mejora la comodidad al usarlo durante períodos prolongados. Además, cuenta con un diseño cóncavo distintivo que lo diferencia de otros anillos inteligentes que suelen ser completamente planos o simplemente curvos.

En contraste, el Oura Ring Gen 3 está disponible en dos versiones: Heritage y Horizon. La versión Heritage tiene un diseño de parte superior plana, mientras que la versión Horizon presenta un diseño simétrico redondeado. Aunque el Oura Ring es ligeramente más pesado, con un peso que varía entre 4 y 6 gramos, ofrece una variedad de estilos y colores que pueden atraer a aquellos que buscan una opción más personalizada.

En cuanto al precio, el Samsung Galaxy Ring se vende a $399, lo que lo sitúa en el extremo superior del espectro de precios para anillos inteligentes. El Oura Ring Gen 3, por otro lado, tiene un precio inicial de $299 para las versiones Silver y Black, pero puede llegar a costar hasta $549 para las versiones más exclusivas. Además, el Oura Ring requiere una suscripción mensual de $5.99 para acceder a la mayoría de sus funciones clave, lo que puede aumentar significativamente el costo a largo plazo.

Seguimiento de la salud

Ambos anillos inteligentes ofrecen un seguimiento detallado de la salud, pero hay diferencias en la manera en que presentan y utilizan estos datos. El Samsung Galaxy Ring incluye sensores para medir la frecuencia cardíaca, la temperatura de la piel y la oxigenación de la sangre (SpO2), entre otros. Una característica destacada es la alerta de frecuencia cardíaca, que proporciona advertencias en tiempo real sobre ritmos cardíacos inusualmente altos o bajos. Además, la aplicación Samsung Health ofrece consejos de bienestar personalizados basados en los datos recopilados.

El Oura Ring Gen 3, aunque también mide la frecuencia cardíaca, la temperatura de la piel y la SpO2, pone un fuerte énfasis en el seguimiento del estrés. Su gráfica de Estrés Diurno clasifica el día en términos de estrés, compromiso, relajación o restauración, y la puntuación de Resiliencia mide cómo el estrés y los entrenamientos afectan al cuerpo y qué tan rápido se recupera de ellos. Además, Oura ofrece informes detallados a lo largo del tiempo, permitiendo a los usuarios analizar tendencias en su salud a nivel semanal, mensual, trimestral y anual.

Seguimiento de actividades

En términos de seguimiento de actividades, el Oura Ring Gen 3 tiene una clara ventaja con la capacidad de detectar automáticamente más de 50 actividades diferentes, desde deportes hasta tareas domésticas. Esta característica ha sido bien recibida por los usuarios, quienes han encontrado que el anillo identifica con precisión actividades como el ciclismo y el baile.

El Samsung Galaxy Ring, en cambio, solo detecta automáticamente dos actividades: correr y caminar. Para cualquier otra actividad, el usuario debe iniciar manualmente el seguimiento. Esta limitación puede ser un inconveniente para aquellos que buscan un seguimiento de actividades más exhaustivo y automatizado.

Conectividad y funciones inteligentes

La conectividad y las funciones inteligentes son áreas donde el Samsung Galaxy Ring y el Oura Ring Gen 3 muestran diferencias significativas. El Samsung Galaxy Ring ofrece dos características inteligentes adicionales: gestos y la función “Find My Ring”. Los gestos permiten realizar acciones en el teléfono conectado, como desactivar una alarma o tomar una foto, simplemente con un doble pellizco de los dedos. Sin embargo, estas funciones requieren un teléfono Samsung y son limitadas en número, aunque se espera que se amplíen en el futuro.

La función “Find My Ring” utiliza la aplicación Samsung Find para mostrar la última ubicación del anillo y ayuda a encontrarlo mediante un indicador LED. Esta característica es particularmente útil para aquellos que tienden a perder objetos pequeños con facilidad.

Por otro lado, el Oura Ring se centra exclusivamente en el seguimiento de la salud y el bienestar, sin funciones inteligentes adicionales ni gestos. Esto lo convierte en una opción más sencilla pero robusta para aquellos que buscan un dispositivo dedicado al monitoreo de su salud sin extras tecnológicos.

Conclusión

Elegir entre el Samsung Galaxy Ring y el Oura Ring Gen 3 depende en gran medida de tus prioridades personales. Si valoras un diseño ligero y elegante, junto con alertas de frecuencia cardíaca en tiempo real y funciones inteligentes adicionales, el Samsung Galaxy Ring podría ser la mejor opción para ti. Sin embargo, si prefieres un dispositivo con una mayor variedad de estilos, un seguimiento de actividades más completo y un enfoque detallado en el estrés y la resiliencia, el Oura Ring Gen 3 es una excelente elección.

Ambos anillos ofrecen capacidades avanzadas de seguimiento de la salud, pero es importante considerar factores como el precio a largo plazo, la compatibilidad con dispositivos y las preferencias personales en cuanto a diseño y funciones adicionales.

 

P.S.: Desgraciadamente nos acabamos de enterar de que el Samsung Galaxy Ring NO es compatible con el iPhone o ¿es que alguien pensaba lo contrario?

 

239
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x