A partir del 1 de julio de 2019, los vehículos eléctricos de carretera en la Unión Europea deben estar equipados con un Sistema Acústico de Alerta de Vehículos (SAAV) para que los peatones, especialmente los discapacitados visuales, puedan oírlos acercarse. Las opciones sonoras propuestas incluyen ruidos burbujeantes, pitidos intermitentes y sonidos futuristas de películas de ciencia ficción. Sin embargo, muchos prefieren el sonido familiar de un autobús con motor de combustión, pero más silencioso

Christophe Haubursin, un productor de vídeo con problemas visuales, entrevistó a cuatro diseñadores de sonido que enfrentan el desafío único de crear sonidos realistas para los vehículos eléctricos, que por diseño son silenciosos. Este silencio no solo resulta desconcertante, sino que también es peligroso para cualquier persona en la calle, incluyendo al propio conductor.

La Evolución del Ruido en la Automoción

El Rugido del Motor de Combustión

Durante más de un siglo, los vehículos con motor de combustión interna han sido impulsados por una compleja combinación de piezas móviles y pequeñas explosiones. Este proceso de combustión inevitablemente generaba ruido, y ese ruido llegó a definir el paisaje sonoro de nuestras carreteras, ciudades y nuestra vida cotidiana. El rugido de un motor de combustión interna era un sonido familiar y reconfortante que advertía de la presencia de un coche, ayudando a prevenir accidentes y facilitando la percepción del entorno.

La Era de los Vehículos Eléctricos

Con la creciente popularidad de los vehículos híbridos y eléctricos (EV), impulsados por motores eléctricos casi silenciosos, surgió un nuevo problema. Las calles empezaron a llenarse de un silencio inquietante, y pronto quedó claro que los vehículos silenciosos no encajaban en el ecosistema sonoro que habíamos construido alrededor de los coches. Esta ausencia de ruido planteó serias preocupaciones de seguridad, especialmente para los peatones y las personas con discapacidades visuales.

La Necesidad de un Sonido Artificial

Legislación y Seguridad

Para abordar estos problemas, diversas organizaciones que representan a personas con discapacidad visual impulsaron la creación de leyes específicas. Estas leyes exigían que las empresas de vehículos eléctricos instalaran sonidos artificiales en sus nuevos coches mediante altavoces ocultos. Estos sistemas de altavoces ocultos, denominados “Sistemas de Alerta Acústica de Vehículos” (AVAS, por sus siglas en inglés), debían cumplir ciertos criterios sonoros para garantizar la seguridad.

La Creatividad de los Diseñadores de Sonido

Aunque los AVAS tenían que cumplir con ciertos requisitos, también ofrecían una hoja en blanco para que los diseñadores de sonido decidieran cómo deberían sonar los coches del futuro. Esta tarea no solo implicaba crear sonidos que fueran audibles y reconocibles, sino que también requería considerar cómo estos sonidos se integrarían en el paisaje sonoro de nuestras ciudades.

Creando el Sonido del Futuro

Factores Técnicos y Artísticos

Los diseñadores de sonido enfrentan múltiples desafíos técnicos y artísticos al crear sonidos para vehículos eléctricos. Un aspecto crucial es asegurarse de que los sonidos sean lo suficientemente fuertes como para ser escuchados por los peatones, pero no tan intrusivos que se conviertan en una molestia. Además, los sonidos deben variar en función de la velocidad del coche, emulando el cambio de tono y volumen que se experimenta con los motores de combustión interna.

Inspiración y Pruebas

La inspiración para estos sonidos puede provenir de diversas fuentes, desde el rugido de motores clásicos hasta sonidos más futuristas y electrónicos. Los diseñadores también deben realizar pruebas exhaustivas en diferentes entornos urbanos para garantizar que los sonidos sean efectivos en situaciones del mundo real. Estas pruebas incluyen la evaluación de cómo los sonidos interactúan con otros ruidos urbanos, como el tráfico y las conversaciones de los peatones.

Ejemplos de Innovación

Un ejemplo notable de innovación en este campo es el trabajo de algunos fabricantes que han colaborado con compositores de música y expertos en acústica para desarrollar sonidos únicos y distintivos. Estos sonidos no solo cumplen con los requisitos de seguridad, sino que también buscan reflejar la identidad de la marca del coche y ofrecer una experiencia auditiva agradable.

Reflexiones Finales

El desarrollo de sonidos para vehículos eléctricos es un campo fascinante que combina la ingeniería, la creatividad y la ciencia acústica. A medida que los coches eléctricos se convierten en una parte cada vez más importante de nuestra vida cotidiana, los sonidos que emiten jugarán un papel crucial en la seguridad y la percepción de estos vehículos. La tarea de los diseñadores de sonido no es solo técnica, sino también cultural, ya que deben crear un nuevo lenguaje sonoro que se adapte a las necesidades del presente y del futuro.

 

294
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x