El PET (polietileno tereftalato) es un tipo de plástico ampliamente utilizado en envases de bebidas, como las botellas de refresco y agua. También es común en bandejas y otros envases. Coca-Cola, al igual que muchas otras empresas, utiliza PET para sus botellas de bebidas. Sin embargo, este material plástico también contribuye a la contaminación ambiental debido a su gran consumo global, que alcanza aproximadamente 13 millones de toneladas

De ahí la suma importancia del reciclaje del mismo,  proceso que puede ser químico o mecánico. En el reciclado químico, se despolimeriza el PET utilizando agentes químicos. Por otro lado, el reciclado mecánico se lleva a cabo en recicladoras o plantas de reciclaje, donde se aplican diferentes procesos para transformar los residuos de PET en materiales reutilizables

En la Universidad de Colorado Boulder un equipo de investigadores ha desarrollado un método revolucionario para descomponer y reciclar el PET.

La magia de la disolución plástica electroquímica

En este emocionante proceso de disolución plástica electroquímica, los científicos combinaron reacciones químicas y electrólisis, que separa el agua en hidrógeno y oxígeno mediante corrientes eléctricas, para desintegrar el plástico PET en solo unas pocas horas. Este enfoque innovador tiene el potencial de transformar radicalmente la forma en que abordamos la crisis global de los residuos plásticos.

El estudio, detallado en la revista Chem Catalysis, describe cómo los químicos trituraron el PET en polvo y lo mezclaron en una solución con sal [N-DMBI]+. Esta molécula actúa como un “mediador reactivo” que dona su electrón sobrante a las partículas de PET cuando es activada por un bajo voltaje eléctrico, provocando la descomposición del plástico.

Un paso hacia un futuro sostenible

Este importante avance no solo representa una esperanza para abordar el problema de los desechos plásticos, sino que también ofrece una oportunidad para cerrar el ciclo de vida de los materiales plásticos y reducir nuestra dependencia de los recursos naturales. Con la capacidad de reciclar el PET en sus bloques básicos, se pueden crear nuevos productos sin comprometer la calidad ni el rendimiento.

La magnitud del problema de los residuos plásticos es evidente en las estadísticas proporcionadas por el Laboratorio Nacional de Energía Renovable y la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. Con casi el 70% del PET producido cada año destinado a botellas de bebidas, envases y textiles de un solo uso, y solo un 29.1% de las botellas y frascos de PET reciclados en 2018, se necesita con urgencia una solución innovadora y efectiva.

Reflexiones hacia el futuro

Aunque este método de reciclaje electroquímico aún está en sus etapas iniciales y requiere más trabajo para optimizarlo y escalarlo a nivel industrial, representa un paso significativo hacia un futuro más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

En última instancia, esta investigación nos desafía a repensar nuestra relación con los plásticos y nos recuerda el poder de la innovación científica para abordar los desafíos más apremiantes de nuestro tiempo. ¡Imaginemos un mundo donde el plástico sea parte de la solución, no del problema!

244
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x