El helicóptero Ingenuity es un demostrador tecnológico de la NASA que ha sido diseñado para volar en la atmósfera marciana. Desde su primer vuelo el 19 de abril de 2021, ha completado 71 vuelos y ha superado con creces su objetivo original de realizar hasta cinco vuelos. Algunos de los logros más destacados de Ingenuity incluyen ser el primer avión en realizar un vuelo controlado y propulsado en otro planeta, volar en la extremadamente delgada atmósfera marciana y proporcionar vistas previas de áreas de Marte que podrían ser de interés para el rover Perseverance.

Por otro lado, la nave Maggie (Mars Aerial and Ground Global Intelligent Explorer) es una aeronave compacta, autónoma y de ala fija que se alimenta de energía solar y está diseñada para operar en Marte. La nave cuenta con células solares en sus alas y fuselaje, y tiene la capacidad de despegar y aterrizar verticalmente. La autonomía de la batería completamente cargada de Maggie sería de 179 kilómetros a una altitud de 1,000 metros. La nave también cuenta con un coeficiente de sustentación de crucero de 3.5, casi una orden de magnitud mayor que el de los aviones convencionales, para superar la baja densidad de la atmósfera marciana. En enero de 2024, Maggie fue uno de los trece proyectos aprobados para recibir financiamiento en la Fase 1 por el Instituto de Conceptos Avanzados de la NASA

Un salto cuántico en la exploración

Maggie, que significa “Mars Aerial and Ground Intelligent Explorer,” representa un concepto innovador que permitiría una exploración continua de Marte. La capacidad de cubrir vastas áreas de la atmósfera marciana podría superar significativamente las limitaciones actuales de la exploración espacial. Su audacia y la variedad de entornos que podría estudiar lo convertirían en un proyecto fascinante para el público. Además, la tecnología desarrollada para Maggie podría tener aplicaciones prácticas en la Tierra y en otros planetas.

Desafíos y autonomía

El equipo detrás de Maggie se ha enfrentado a desafíos significativos, desde restricciones extremas de masa de lanzamiento hasta limitaciones de potencia a bordo y apertura de comunicaciones. Para superar estos obstáculos, se propone un enjambre de muchas sondas trabajando en conjunto, cada una actuando con un alto grado de autonomía. Esto implica la creación de una red de malla mediante enlaces ópticos de baja potencia y la sincronización precisa de los relojes a bordo para garantizar una posición-navegación-tiempo (PNT) exacta.

Reflexiones adicionales

La propuesta de Maggie abre una nueva ventana de posibilidades en la exploración espacial. La autonomía y coordinación necesarias para el enjambre de sondas presentan desafíos emocionantes en el desarrollo de tecnologías futuras. La exploración de Marte sigue sorprendiéndonos con ideas innovadoras, y proyectos como Maggie nos recuerdan que el cielo ya no es el límite.

 

335
Suscribirse
Notificación
1 Comment
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
1
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x