La tecnología de vehículos eléctricos ha avanzado a pasos agigantados en los últimos años, pero con ella también han surgido desafíos relacionados con la seguridad de las baterías de litio. La combustión de estas baterías puede convertirse rápidamente en un peligro para las personas y el medio ambiente.

De hecho en los últimos meses se han sucedido incendios fortuitos de coches eléctricos, hasta el punto de que responsables de GM pedían a los propietarios aparcar lejos de otros vehículos. Los expertos apuntan que son tan seguros como un coche de gasolina, pero hay un factor contra el que hoy no se puede luchar y que es … el incendio de sus baterías.

Hasta ahora, los sistemas de alerta solo reaccionaban unos minutos antes de que ocurriera el temido “thermal runaway”. Sin embargo, gracias a la colaboración entre el Instituto Federal de Investigación y Ensayo de Materiales (BAM) y Vitesco Technologies, se está desarrollando un sistema de alerta temprana que podría cambiar la problemática al proporcionar  sobre posibles daños peligrosos en las baterías de litio, contribuyendo así a proteger a las personas y el entorno.

Un enfoque revolucionario

El sistema de alerta temprana desarrollado por BAM se basa en la medición y análisis de la resistencia de corriente alterna (CA) en las celdas de las baterías de litio. Este enfoque innovador permite detectar cambios críticos en las celdas individuales mucho antes de que se conviertan en un riesgo inminente. La resistencia de CA, también conocida como impedancia, es una medida crucial para evaluar la salud de las baterías.

Cumpliendo con las normativas europeas

La normativa de la Unión Europea establece que los vehículos eléctricos deben emitir una señal de advertencia al menos cinco minutos antes de que se produzca un desbordamiento térmico en la batería. Hasta ahora, esta señal se generaba a través del sistema de gestión de la batería (BMS), que monitorea el estado de cada celda de la batería. Sin embargo, los sistemas anteriores solo reaccionaban a cambios abruptos de temperatura o presión en la batería, lo que a menudo ocurría cuando la batería ya estaba gravemente dañada.

El poder de la impedancia

El sistema de alerta temprana se basa en la detección de cambios en la impedancia de las celdas de la batería.  Un cambio en la impedancia puede indicar diversos defectos o condiciones indeseables, independientemente de su causa. Esto incluye vibraciones, choques, cargas térmicas, fallos del material o defectos de fabricación. En resumen, cualquier cambio en la impedancia es una señal de alerta.

Acelerando la detección

Hasta ahora, los análisis de impedancia requerían largos tiempos de medición, lo que dificultaba su implementación en sistemas de gestión de baterías. Sin embargo, el equipo de BAM ha modificado la metodología de medición para acelerar el registro y procesamiento de los datos de impedancia, lo que hace posible la detección temprana de problemas en las celdas de la batería.

En resumen, este innovador sistema de alerta temprana tiene el potencial de revolucionar la seguridad de las baterías de litio en vehículos eléctricos. No solo puede ayudar a prevenir daños graves en las baterías y reducir costos, sino que también protege a las personas de los peligros de incendios de baterías. La colaboración entre BAM y Vitesco Technologies demuestra que la seguridad es una prioridad en la evolución de la movilidad eléctrica. en

389
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x