Cuando pensamos en drones, probablemente imaginemos esos aparatos voladores que capturan impresionantes imágenes desde el cielo. Pero, ¿y si te dijéramos que estos mismos drones, impulsados por inteligencia artificial (IA), ahora están revolucionando la agricultura, ayudando a los agricultores a determinar el momento perfecto para cosechar sus cultivos?

En una era donde la agricultura busca maximizar sus rendimientos y reducir el desperdicio, la combinación de drones e inteligencia artificial parece ser la respuesta. Desde el cielo, los drones de la Universidad de Tokio están monitoreando los cultivos, ¡y el brócoli nunca ha sido tan interesante!

La lucha contra el desperdicio

El desperdicio causado por verduras no estándar es un componente inevitable de la pérdida de alimentos en la sociedad moderna. Si no cumplen con los estándares cosméticos (tamaño, forma, estética), simplemente no se cosechan. Estudios estiman que más de un tercio de la producción agrícola total se pierde. El brócoli, en particular, juega un papel destacado en este escenario. De hecho, sus partes no comestibles representan más del 75% de la biomasa sobre el suelo.

Este desperdicio no solo es económico. Cosechar un campo tan solo un día antes o después del momento óptimo podría reducir los ingresos potenciales del agricultor entre un 3.7% y un 20.4%. Sin embargo, determinar ese momento perfecto de cosecha no es tarea fácil. Hasta ahora.

IA y drones al rescate

El profesor Wei Guo y su equipo demostraron que drones de bajo costo con software especializado pueden analizar plantas jóvenes, en este caso, brócoli, y predecir sus características de crecimiento. Pero el verdadero desafío no fue tanto la captura de imágenes, sino su análisis y el volumen de datos que se generan.

YouTube player

Gracias a la inteligencia artificial y técnicas avanzadas de análisis de imágenes, ahora es posible identificar y catalogar cada planta en el campo y, utilizando el aprendizaje profundo, producir datos visuales fáciles de entender para los agricultores. La idea es que, con la correcta interpretación de estos datos, se pueda determinar el mejor momento para cosechar, maximizando así la producción y reduciendo el desperdicio.

La conexión temperatura-cosecha

Diversos estudios han intentado construir modelos para predecir la fecha óptima de cosecha teniendo en cuenta la temperatura como factor clave. En este sentido, se ha demostrado que la temperatura es crucial para predecir el crecimiento y desarrollo de las plantas, especialmente en cultivos como el brócoli.

Además, el auge de la agricultura inteligente, que involucra nuevas tecnologías como la teledetección, la fenotipificación de alto rendimiento y la inteligencia artificial, promete revolucionar la producción agrícola y reducir significativamente los costos laborales y de producción.

Hacia un futuro agrícola más eficiente

La combinación de estas tecnologías no solo tiene el potencial de revolucionar la forma en que cosechamos el brócoli, sino que también podría ser aplicable a otros cultivos similares, como la coliflor y la alcachofa. Además, la simplicidad de los sensores utilizados (RGB en lugar de tecnologías más caras como LiDAR) los hace más accesibles para agricultores en regiones desfavorecidas, impulsando la sostenibilidad económica y social.

Para concluir, en un mundo donde cada grano cuenta y la eficiencia es clave, es alentador ver cómo la tecnología y la ciencia trabajan juntas para construir un futuro más sustentable y productivo.

355
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x