En PcDeMaNo, en los últimos años hemos hablado muchas veces del neuralink. Esta startup de Elon Musk tiene como objeto establecer una conexión entre el cerebro humano y ordenadores externos. Por lo que parece utiliza un polímero denominado PEDOT que se degrada dentro del cerebro demasiado rápidamente para poder ser utilizado en un implante para estimular el cerebro.

Por dicha razón la empresa INBRAIN Neuroelectronics cofundada por investigadores del CSIC, está desarrollando transistores de grafeno en la Sala Blanca de Micro y Nanofabricación del Instituto de Microelectrónica de Barcelona (IMB) para aplicar estos avances al diagnóstico y tratamiento de enfermedades neurológicas.

Proyectos europeos como Graphene Flagship y BrainCom han dado forma a la colaboración internacional de instituciones de investigación punteras para profundizar en este conocimiento y en la aplicación del grafeno. Estos consorcios han agrupado al IMB, al Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2) y el Centro de Investigación Biomédica en Red, entre otros. Su éxito más reciente ha sido el desarrollo de transistores de grafeno capaces de detectar frecuencias cerebrales extremadamente bajas (una investigación que fue portada de la revista Nature Materials).

Las interfaces cerebrales existentes se basan en metales como el platino o el iridio, y pueden tener múltiples efectos secundarios.

La tecnología desarrollada por los investigadores del IMB consiste en electrodos de grafeno nanoestructurado, que ofrecen numerosas ventajas frente a los electrodos metálicos.

Los microtransistores son una hoja de grafeno en contacto directo con el tejido cerebral conectado por dos pistas de metal a la electrónica de registro.

Estos dispositivos se benefician de la propiedad de efecto campo del grafeno para implementar una amplificación local de señales neuronales.

La actividad eléctrica del cerebro modula así la conductividad del material bidimensional, permitiendo el registro de la actividad cerebral.

Gracias a la biocompatibilidad y la estabilidad electroquímica que ofrece el transistor de grafeno, se puede registrar una amplia gama de frecuencias, incluidas las ultralentas, con la misma fidelidad que las micropipetas de vidrio.

Esto supera sus limitaciones de uso y permite el registro de estas señales en múltiples puntos del cerebro y de forma simultánea.

501
Suscribirse
Notificación
2 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Oscar
Oscar
1 año antes

Es tan bueno el grafeno que ya lo incorporé a mi dieta, como las semillas de chia.

2
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x