Es bien conocido que la construcción es responsable de casi el 40% CO2 emitido mundialmente siendo del orden de un 8% generado en el proceso de fabricación del cemento. De ahí el interés por hacer más «limpio» este negocio con vistas a que sea neutro en carbono para el año 2050.

El hormigón es el producto artificial más utilizado en el mundo por lo que se convierte en un material fundamental para afrontar los desafíos de construcción resiliente para proteger tanto las ciudades como el medio ambiente de un clima en constante cambio, puesto que seguirá siendo necesario en el futuro.

Los problemas con el cemento comienzan con la química y su fórmula CaCO3 + calor -> CaO + CO2. Cocinas carbonato de calcio a 1450 °C con mucho combustible fósil y obtienes mucho dióxido de carbono, entre otras cosas. Por último se mezcla con agua y se obtiene hormigón.

Por eso  en la Universidad de Córdoba se está trabajando en una nueva «receta» para obtener un nuevo cemento utilizando agua carbonatada y agregados reciclados de escombros que sea capaz de capturar un 181% más de CO2 que el fabricado mediante los métodos tradicionales.

 

229
Suscribirse
Notificación
1 Comment
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
1
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x