Esperemos que finalmente en este año que acabamos de estrenar volvamos a retomar nuestra vida habitual… antes del COVID.

Por otra parte todos sabemos que una caricia, un abrazo o un apretón de manos de alguien que nos importa… reconforta y nos hace sentir bien. También una reciente investigación ha constatado que estos gestos son beneficiosos para la salud mental y física.

Se ha demostrado una vez más que cuando una persona en quien confías te abraza o te coge de la mano en un momento estresante (justo antes de hacer una Presentación, por ejemplo) disminuye la presión arterial, el ritmo cardíaco se ralentiza y el estrés se suaviza.

Además, se produce un aumento de la oxitocina, la conocida hormona del amor»

Por otra parte, la investigación también ha demostrado que, al disminuir el estrés, las caricias afectuosas ayudan al sistema inmunológico al reducir la liberación de cortisol.

A partir del nacimiento, los bebés desarrollan un deseo de conexión social sincronizándose el niño y la madre cuando interactúan entre ellos.

Al llegar a la edad adulta, las relaciones románticas ayudan a satisfacer el deseo de sentirse conectado. Con eso también se evita la soledad.

Las personas necesitamos sentir que alguien se preocupa por nosotros.

Cuando una pareja está muy unida, las caricias acoplan sus ritmos fisiológicos. Su frecuencia cardíaca y las ondas cerebrales quedan sincronizadas y los dos obtienen beneficios emocionales y físicos.

 

 

 

345
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x