He de confesar que me equivocaba cuando hace años defendía que era mejor, por ejemplo, disponer de una PDA (PocketPhone) por un lado y un GPS por otro. Parecía lo lógico en aquél momento pensar que así se podría contar con lo mejor en cuanto a telefonía y lo mejor en cuanto a geolocalización.

Luego vimos claro que los smartphones se han desarrollado de una forma increible y han sido capaces de “fagocitar” no solo a GPS sino también a cámaras fotográficas, por ejemplo.

Lo siguiente puede ser que los móviles se hagan con el negocio de los medidores portátiles para la detección de sustancias químicas, fármacos, moléculas biológicas y patógenos.

Los teléfonos móviles modernos incluyen cámaras de alta calidad capaces de detectar niveles bajos de luz y eliminar el ruido digital mediante el procesamiento por software de las imágenes capturadas. Trabajos recientes han aprovechado esta sensibilidad para producir cámaras de teléfonos móviles que pueden utilizarse como microscopios portátiles y detectores de la frecuencia cardíaca.

El avance actual se basa en dos tipos de espectroscopia. Un tipo, conocido como espectroscopia de fluorescencia, mide la luz fluorescente emitida por una muestra. Otro, conocido como espectroscopia Raman, es útil para detectar moléculas, como el ADN y el ARN, que no son fluorescentes o emiten luz a intensidades muy bajas. Ambos tipos se utilizaron para desarrollar este detector de teléfonos móviles.

El sistema que presentan aquí incluye un económico láser de diodo como fuente de luz, orientado en ángulo recto respecto a la línea que conecta la muestra y la cámara del móvil. La disposición en ángulo recto impide que la luz reflejada entre en la cámara.

Los investigadores estudiaron una variedad de muestras utilizando su detector celular construido, incluyendo disolventes comunes como el etanol, la acetona, el alcohol isopropílico y el metanol. Registraron los espectros Raman de objetos sólidos, entre ellos una zanahoria y un gránulo de bacterias.

Se eligieron las zanahorias para este estudio porque contienen el pigmento caroteno. La luz láser utilizada en su sistema tiene una longitud de onda que es fácilmente absorbida por este pigmento naranja y por los pigmentos de las bacterias.

Los investigadores compararon la sensibilidad de su sistema con la de los espectrómetros Raman industriales más sensibles disponibles. La relación señal/ruido del instrumento comercial era unas 10 veces mayor que la del sistema del móvil.

Sin embargo, la sensibilidad del detector del teléfono móvil podía duplicarse utilizando un único canal RGB para el análisis. El sistema tiene un rango dinámico bastante limitado, pero los investigadores señalan que este problema puede superarse fácilmente mediante varias aplicaciones HDR, o de alto rango dinámico, que combinan imágenes de múltiples exposiciones.

Los componentes adicionales, incluido el láser, añaden un coste de sólo unos 50 dólares al precio de un teléfono móvil típico, lo que convierte a este sistema en una herramienta barata pero precisa para detectar sustancias químicas y patógenos sobre el terreno.

41
0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x