Igual que las farmaceúticas han conseguido producir diferentes tipos de vacunas contra el COVID en un tiempo record también las tecnológicas se van a tener que poner a trabajar serio para resolver otro problema que acecha a la humanidad… el HAMBRE!.

InnerPlant una empresa que está trabajando en cambiar el modo en que nos comunicamos con nuestros cultivos. Plantas que nos avisan cuando necesitan agua, cuando requieren abono o cuando están siendo atacadas por algún insecto o plaga. Un incipiente lenguaje que podría cambiar radicalmente la manera en que plantamos y cultivamos en todo el mundo.

Por ejemplo, la pasada semana presentaron un interesante proyecto en el que la plantas se comportan como verdaderos sensores alertando de cualquier problema en su desarrollo.

Lo que los bioingenieros de Inner-plant han hecho ha sido modificar genéticamente plantas para que sus hojas brillen en caso de que les falte algo o estén siendo atacadas por alguna plaga. De esta manera los agricultores podrán detectar rápidamente cualquier amenaza o carestía en sus cultivos. Además, la compañía está desarrollando tres posibles alternativas de luminiscencia para indicar diversos problemas. Estos tres colores diferentes se corresponden con la falta de agua, deficiencia de nutrientes o presencia de patógenos que estresan la planta.

Tan pronto como empiezan los primeros síntomas de estrés las plantas comienzan a producir proteínas fluorescentes. En estas primeras etapas puede resultar difícil detectar ese cambio a simple vista, pero sí pueden ser captados por cámaras especiales instaladas en drones o incluso en satélites. Los agricultores podrán acceder a estos datos aéreos en cualquier momento y desde cualquier lugar a través de un portal online, con lo que se añade la ventaja de poder actuar incluso estando alejados del terreno de cultivo.

La primera planta desarrollada con esta tecnología ha sido una tomatera, que la empresa ha denominado Inner-Tomato y que ya se está probando en el campo de California. También confirma que está trabajando para modificar del mismo modo otros cultivos, entre los que destaca una planta de soja.

Su precio aún está en el aire, aunque la compañía sugiere que no debería ser mucho más caro que el precio de los cultivos regulares ya que las plantas en sí son muy parecidas a las tomateras convencionales en tasa de crecimiento, resistencia o rendimiento. Conocemos de otras innovaciones transgénicas que otorgan cualidades especiales a los tomates, como mayor resistencia a sequía o mayores producciones, sin embargo esta versión de Inner-plant solo se centra en la capacidad de avisar al agricultor de la aparición de algún problema.

226
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x