A falta de interesantes noticias sobre al «ansiado» grafeno de nuestro català nos tendremos que contentar con saber algo más del borofeno qaue resulta ser más fuerte y flexible que al grafeno y que podría revolucionar las baterías, la electrónica, los sensores, la energía fotovoltaica y la informática cuántica.

Por desgracia, el borofeno sólo existe dentro de una cámara de ultravacío, lo que limita su uso práctico fuera del laboratorio. Al unir el borofeno con hidrógeno atómico, el equipo de la Universidad de Northwestern creó el borofano, que tiene las mismas propiedades interesantes que el borofeno y es estable fuera del vacío.

Aunque el borofeno se compara a menudo con su supermaterial predecesor, el grafeno, es mucho más difícil de crear. El grafeno es la versión atómicamente delgada del grafito, un material en capas compuesto por pilas de hojas bidimensionales. Para eliminar una capa bidimensional del grafito, los científicos simplemente la pelan.

YouTube player

El boro, en cambio, no tiene capas cuando está en forma de masa. Hace cinco años los investigadores crearon borofeno por primera vez «cultivándolo» directamente en un sustrato. Sin embargo, el material resultante era muy reactivo, lo que lo hacía vulnerable a la oxidación.

Sin embargo los últimos estudisos han puesto de manifiesto que una vez que los átomos de boro se unen al hidrógeno, ya no reaccionan con el oxígeno cuando están al aire libre

278
4 2 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x
A %d blogueros les gusta esto: