Hace unos meses os comentábamos las curiosas estrategias que seguían últimamente los hackers (malos) para hacerse con las contraseñas y otros datos “sensibles” de sus víctimas. Aparte de hacerlo mirando el resplandor del monitor del PC también las vibraciones de los ventiladores podrían servir para organizar un buen ataque.

Ahora y con el auge de las videoconferencias que ha traido consigo el COVID, los ataques se han modernizado dando lugar el que se ha venido en llamar ‘Zoom snooping‘ aunque también es aplicable, por ejemplo, a Skype, Microsoft Temas, Google Meet, etc.

Conocer tu email, contraseñas o correos confidenciales es mucho más fácil de lo que hasta ahora podías imaginarte, según una nueva investigación de las Universidades de Texas y Oklahoma, ambas en Estados Unidos.

Los hackers sólo necesitarían que te sentases delante del dispositivo —a ser posible, con el pelo recogido o corto y si eres “calvo”, mejor que mejor—, y activases la cámara frontal.

Estos grabarían la videollamada, procesarían el vídeo en un software y detectarían cuándo y qué estabas escribiendo en cada momento.

Según cuentan aquí los sutiles cambios de píxeles alrededor de los hombros pueden distinguir tus movimientos cardinales básicos: norte, sur, este y oeste.

Al darse cuenta, construyeron entonces “perfiles de palabras” con un diccionario de inglés, describe el medio. Sin utilizar inteligencia artificial o técnicas de aprendizaje automático.

En un entorno controlado (es decir, conociendo previamente el modelo de sillas, teclados y webcam usados), esta técnica tuvo una tasa de precisión del 75%, si bien cayó hasta el 20% en entornos ‘no controlados’. El uso de manga larga o corta también influye, y que el usuario vigilado tenga el pelo largo hasta los hombros puede llegar a impedir que sea víctima del ‘zoom snooping’.

<c/enter>

1311
0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
1 Comentario
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios