Por mucho que nos vendan la moto que el coche eléctrico acabará con el tema de la contaminación y podremos respirar de un aire limpio… esto no es verdad y no solo por el tema de la dificultades para reciclar sus baterías. Aunque no se suela hablar del tema los mayores focos de contaminación de partículas en suspensión (de lo más preocupante en las grandes ciudades) son … los frenos y los neumáticos!.

Aparte con el paso de los kilómetros, los vehículos sufren un continuado desgaste en los neumáticos, lo que aumenta los riesgos de sufrir un pinchazo, deslizamientos, e incluso de perder el control debido a un hipotético reventón.

Para evitar esto, ingenieros de la Universidad de Duke han inventado un sensor especial de bajo costo que puede supervisar constantemente el estado de cada neumático y avisar al propietario cuando estos requieran nuestra atención.

El sensor ha sido diseñado utilizando nanotubos metálicos de carbono (diminutos cilindros de átomos de carbono) los cuales son capaces de notar cambios en la escala del milímetro en cuanto a la profundidad de la banda de rodadura, y hacerlo con una precisión del 99 por ciento.

Los sensores han sido pensados para ser literalmente impresos usando una impresora de chorro de aerosol sobre casi cualquier superficie, incluyendo el interior del neumático.

Los nanotubos de carbono metálicos son aplicados sobre una película de poliamida, lo bastante resistentes como para sobrevivir en el duro ambiente dentro del neumático.

Los sensores serán tan baratos que una vez se produzcan en gran cantidad costarán menos de un céntimo la pieza.

83
0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios