Esta mañana, la primera Navidad disfrutando en familia con la nieta ha habido regalos para todos. Docenas de juguetes para la nena, cosas de esquí para los tíos, dulces y colonias para los grandes y hasta Yuna y Janis…un hueso para cada perra.

El problema ha venido cuando Yuna, la huski de 30 kg que se considers la dueña de la casa ha decidido que le gustaba más el mini hueso de Janis, la perrita de mi hija que ha venido a pasar en casa unos dias.

En un momento la alegría del reparto de regalos se ha convertido en una trifulca entre perros, mordiscos a los que intentábamos separarlas y llantos de la nena.

Está claro que aparte de que Yuna se cree hija única y aparte tiene un gran problema de stress al tener que vivir sola en casa cuando nos toca estar todo el día trabajando fuera.

De hecho sería muy interesante si funcionase este Calmer Canine que promete desestresar a tu mascota tras un par de sesiones diarias de 10 minutos.

El problema de este ¿milagroso? artilugio es que cuesta 229 $ sin existir posibilidad de recuperar el dinero si no funcionase y quisieras devolverlo.

29

Responder

avatar
1000
  Suscribirse  
Notificación