Aparte de ciberseguridad, Defensa y Big Data en nuestra empresa nos dedicamos a temas espaciales siendo por ejemplo el actual Ministro (en funciones) de Ciencia, Innovación y Universidades un empleado de la misma.

De hecho uno de los proyectos que llevamos desarrollando desde hace tiempo (aparte del apoyo a futuras misiones europeas a Marte) es el control y seguimiento de la basura espacial que es un grave problema y que cada día se va haciendo más preocupante.

Por ejemplo, la compañía SpaceX de Elon Musk ha pedido permiso para enviar otros 30000 satélites para completar su misión Starlink que tiene como objetivo llevar Internet a cada rincón del planeta, un ambicioso objetivo para el que necesitan más de 42.000 satélites.

Sin embargo es que crear una malla de satélites que puedan dar servicio de conexión a Internet a todo el mundo presenta dos problemas: El primero es que el espacio se llenará de basura. Actualmente hay unos 5.000 satélites alrededor de la Tierra, menos de 2.000 siguen operativos. Esto significa que, en poco tiempo tendremos un crecimiento exponencial de los cuerpos que rodea el planeta.

Por otro lado, tal cantidad de satélites requiere una infraestructura terrestre acorde, por lo que habrá que instalar un avanzado sistema de antenas que sepan a qué satélite deben conectarse en cada momento para ofrecer la mejor experiencia de Internet.

La empresa de Musk no es la única que quiere llenar la órbita baja de la atmósfera con satélites. Amazon y Facebook también tienen esto en mente, pero el proyecto que más avanzado está es el de SpaceX, con el lanzamiento de 4.000 satélites para este año y 12.000 en 2020 con el objetivo de poner todo en marcha de cara a 2024 al menos con el 50% de satélites operativos.

473
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x