Envío

Si bien James se apresuró a enviarnos la (las) cartera(s) tan pronto se la pedimos el retraso de un mes que hemos tenido en esta revisión no ha sido (por una vez) problema nuestro sino de … las Elecciones Generales!

Seguro que las largas colas que sufrimos los que tuvimos que acudir a Correos para recoger nuestras papeletas y votar fueron las responsables de que un envío que tardó menos de una semana en cruzar el charco tardó dos más en que lo pudiésemos encontrar en la Sucursal por cuanto ni habían dejado el correspondiente aviso al no poder entregarlo en nuestro domicilio.

¡Qué se le va a hacer! ¡Todo sea por la Democracia!

Afortunadamente la cartera llegó bien ya que el sobre de envío era realmente penoso y de hecho se había abierto en el viaje y si llegó intacto su contenido fue simplemente una cuestión de buena suerte.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación