Datos del producto
Nombre del producto: Solemate
Fabricante: Jabra
URL-Producto: Solemate
Precio:149€ el “oficial”. En oferta en Amazon por 124€ (no se sabe hasta cuando)
Venta:En Internet, aunque seguro en casas especializadas
Comentarios:En el FORO
Soporte:En su propia web
Datos de la revisión
Revisado por:Òscar Català (Òscar)
Fecha revisión:Del 1 al 16/3/2013
Requerimientos:Ninguno en especial
Compatible con:Cualquier emisor Bluetooth o cualquier salida audio con Jack de 3,5 mm
Hardware empleado:iPhone 4, Samsung Galaxy Mini y PC clónico

Un poco de historia

Uno siempre ha tenido cierta querencia por la alta fidelidad. A fuer de ser sincero, cabría añadir que la pasión por la música llego después, eso sí, con notable más fuerza. Será por los años, será por mi declive económico o será porqué a uno le gusta desaprender, pero resulta divertidísimo poner en cuestión los conceptos que hace un tiempo uno tenía por pétreos. Un ejemplo, hay por ahí corriendo por las redes P2P una versión de Ardon Gli Incensi de Lucia di Lammermoor por la Callas, año indeterminado porqué no quiero saberlo, mal grabado en directo a saber dónde, con toses, con siseos, con ruidos, distorsiona en altos, bajos y en medios. En definitiva, que hace un tiempo hubiese pasado de esa pésima versión sonora como de la peste bubónica. Bien, pues aún así, tiene la capacidad de erizarme los pelos del brazo y no importa las veces que la oiga.

Volviendo a la querencia, históricamente he tenido varios equipos, dos de ellos por rack, digamos buenos sin llegar a caros. En ambos casos, con amplificador Marantz de base pero añadiéndole otros conocidos nombres: Lenco, Denon, Nakamichi, Onkyo, Kef… Curiosamente, al venderlos años después de segunda mano, obtuve más dinero de lo que me costaron nuevos. Aviso a navegantes compradores de equipos integrados.

Todo el rollo anterior, es para argumentar que había una época en que yo me creía, y a veces pienso que hasta disfrutaba más, leyendo un catálogo de especificaciones técnicas de un componente del equipo que oyendo la música que salía de él. Ya no. Ahora me interesa la música per se y casi no me importa el medio. Casi.

A uno ya le eran suficientes para oír por el iPhone, antes con el HTC, antes con el Dell y más atrás, con los auriculares, tampoco nada baratos ojo, de la casa Sennheiser. Y así íbamos felices. Pero me faltaba “algo” entre los auriculares y los altavoces del PC, por ejemplo para escuchar en la cama mientras se lee o se está abrazado, qué caray, que el portátil HP que tengo encima de la cómoda suena fatal.

De frente, de atrás, perfil…

… y de culo la etiqueta. En castellano, también.

El flechazo

Y mira, voy paseando por el pasado ShowStoppers @ MWC de Barcelona este año (un evento complementario al MWC 2013 reservado a periodistas y allegados), y descubro un aparato en una mesa, que me llama la atención como me llamó la atención la primera vez que me abofeteó la mirada de la Monica Bellucci en la gran pantalla. Imposible sustraerse. Luego ya vino la mirada a su nombre, Solemate, a la marca, Jabra, y por fin a presentarme en inglés a la simpática chica que atendía. Me da una tarjeta de recomendación y me pide que ya en el congreso, hable allí con la jefa. Lo hacemos, conocemos a los profundos ojos azules daneses de Marianne Bentsen. Tardo algo en convencerla, y bajo juramento solemne de publicar la review, suelta el Solemate. Cuando inquiero sobre porqué se me hizo tanto la estrecha (no le hice el chiste que más aún siendo danesa), viene una sorpresa agradable. No se trata de un producto barato (como yo creía) y descubre en mi mirada que no conozco a la casa Jabra.


Jabra, o sus orígenes en el mundo de la comunicación, es centenaria. Empezaron con telefonía, cableando el telégrafo desde Europa a Japón a través de Siberia. Venden por todo el mundo por más de 250 millones € (al cambio de las coronas) y efectivamente son alguien. Ahora que ya no se usa tanto el telégrafo, sólo hay que darse una vuelta por su web para ver la impresionante variedad del catálogo que tienen. Estamos ante un producto de consumo, sí, pero de calidad.

Solemate

Lanzado en 2012. Es un altavoz Bluetooth alimentado interiormente por batería de hasta 10 horas de autonomía, según el fabricante. Se vende en blanco o en negro, pero se puede tunear en vivos colores.
El empaquetado se nota trabajado. Es atractiva hasta la caja. El pie gomoso para evitar vibraciones, el cable embutido allí para llevarlo siempre encima.


A la puesta en marcha del aparato suena una especie de “gong” indicando que está a tu disposición. Tiene un sistema de controles y testigos hablado, en inglés, que sorprende al más pintado por lo divertido. Cuando quiere emparejarse (“Go ahead and connect me. Use the Bluetooth setting in your pone”), cuando se empareja (“Solemate is Connected”), cuando hay una llamada entrante, cuando llamas (tiene micrófono incorporado) y hasta para indicar el nivel de la batería. Se puede cargar tanto por red mediante transformador como por USB.


Si se conecta por USB igualmente se puede aprovechar el micrófono, si es por cable Jack no, sólo para audio. El emparejado resultó ser sencillísimo, en los dos teléfonos no tuve ni que poner los ubicuos “0000”. Se tira para arriba la palanquita conmutadora 3 segundos, vuelve a su posición y ya está. No tuve ni que leer el manual.

Oiga jefe, vale ¿Y cómo suena?

Que sea bonito, que sea fácil, que esté bien acabado, no valdría para nada si no es que podemos decir, con rotundidad, que suena muy bien. Suena de muerte.

Por lo comentado al principio, me abstendré de poner aquí respuestas de frecuencia, sensibilidad, decibelios… Ya no creo en eso (además, todo quisqui también engaña en la información técnica). Suena de narices, punto. Si te lo puedes permitir, cómpratelo, no te defraudará.

Sorprende ya que no te esperas de un aparato de ese tamaño que suene así. Una anécdota. Tengo una amiga que tiene ocho años de conservatorio, piano. Ha actuado en recitales y hasta tocado en barcos de crucero para amenizar las horas a los pasajeros. Ahora enseña música y en alguna ocasión, hasta dirige. Bien, alguien que sabe muchísimo más que yo de música (¡Tampoco hace falta mucho para ello!). El caso es que le comenté y le puse en marcha el nuevo juguete (el Solemate, ojo). Pues bien, al darle caña a su versión favorita en el Youtube, a través del iPhone, del aria de las Bachianas Brasileiras de Villa-Lobos, la número 5, compuesta originariamente para soprano y ocho violoncelos, va y me dice: “Huy, en esta versión hay un piano que suena de fondo y no me había dado cuenta hasta ahora” ¡Y lo descubre entonces con el Solemate ella, que es pianista!

La capacidad de poder “separar” los instrumentos (además de otras cosas), es lo que se busca en las salas de audición pijas al comparar los diferentes componentes que te intentan vender a precios estratosféricos en los comercios especializados en barrios elegantes. Pero esos, juegan en otra liga.

Conclusión
Un excelente aparato portátil para poder escuchar con calidad música y que se ha ganado cum laude el sello de Producto Recomendado PCdeMano.

Lo bueno
•Calidad de componentes. Ergonomía del cable. Autoalimentado.
•Sencillez de uso y emparejamiento. Mínimos botones. Testigos hablados divertidos.
•Información en castellano, así como la página web.
Lo malo
•La bosa de transporte no parece que proteja mucho de golpes.
•La guía por voz sólo en inglés
•No se ha habilitado la misma solución de transporte para el cable USB como para el de estéreo.

PUNTUACIÓN: 9,4

Nota

No alcanza el 10 por lo señalado y por el precio, que sin ser caro, no es barato.
Agradecemos desde aquí a Marianne Bentsen la confianza que tuvo, como dicen en un “Tranvía llamado Deseo”, al creer en la benevolencia de un desconocido.


Òscar, con varias revisiones pendientes acumuladas.


328
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x