Datos del producto
Nombre del producto:Funda para iPAQ serie 2000 de Noreve

EmpresaNoreve
URL-Producto:Aquí
Venta online:En la página del fabricante
Soporte:Aquí
Versión de prueba:Va a ser que no…
Precio:39,90 €
Datos de la revisión
Revisado por:Victor L. Tilve, Cassidy (cassidy(punto)pcdm(arroba)pcdemano(punto)com)
Fecha revisión:04/09/05
Requerimientos: HP iPAQ Serie 21XX, 24XX, 27XX
Hardware empleado:HP iPAQ 2750

A principios del pasado mes de agosto os presentábamos un producto de la firma francesa Noreve, se trataba de una funda para transportar hasta 6 tarjetas SD y MMC con la

tranquilidad de no perderlas; y hoy os ofrecemos la revisión de otro producto, la funda para las nuevas iPAQ de las series 21XX, 24XX y 27XX.
La verdad es que una de las cosas más divertidas que tiene el revisar hardware en Pcdemano es sin duda la aventura que supone tratar con las distintas

compañías de transporte. Alguno de los miembros más veteranos del staff podría contar auténticas historias para no dormir del

“exquisito” trato que dispensa una compañía como UPS; o de auténticas odiseas con la gente de aduanas (aunque esperamos que el Sr.

Escolante apruebe de una p#[email protected] vez las oposiciones y por fin tengamos un contacto en el “enemigo”) para recibir un paquete con material (con hardware,

malpensados…. la “mandanga” la seguimos pasando por el método clásico).
Pero en mi caso mi auténtico némesis no son los tan denostados Correos o UPS; sino Fedex (por mucho que los defienda Óscar). Si ya lo

pasé fatal para recibir el PAD Bluetooth de Chainpus; ahora han conseguido superarse ampliamente; puesto que hasta llegar a mí el paquete con esta funda

y el porta-SD dio más vueltas que los judíos camino de la tierra prometida. El viaje (bendito tracking online) fue tal que así: St. Tropez (Francia) –

París (Francia) – Madrid – Porto (Portugal) – Ermesinde (Portugal) – Madrid – París (Francia) – Madrid – Vigo – Vilagarcía. Si lo llego a saber me pillo el

coche y me largo a Francia a por la funda, así por lo menos aprovecharía para conocer la Costa Azul e igual hasta me ligaba a alguna

“robo-pilingui” (© Bender ).


Superada la odisea del transporte y una vez con la PDA en nuestro poder, pasemos a analizar el objeto en cuestión. En cuanto a la presentación

ésta no es nada del otro jueves, la funda viene dentro de un blister con su pinza de sujección al cinturón y el tornillo para engancharla (aunque como

curiosidad destacar que en la cartulina interior dice que la funda es para una Palm Tungsten E2). Eso sí, váis a tener que disculparme porque no voy a

hablar de esta pinza de sujección, y es que un servidor no suele usar esas cosas.
Lo primero que apreciamos en la funda es la buena calidad de los materiales en especial los empleados en las tapas delantera y trasera (destacando esta última

forrada interiormente de terciopelo), y lo bien rematada que está… Si exceptuamos la tira que sujeta a nuestra nena por la parte inferior (de la que hablaremos con

profundidad más adelante).


En la tapa frontal disponemos de dos alojamientos para tarjetas de memoria y dos ranuras para tarjetas de crédito o de visita. El cierre de la funda

se realiza mediante el clásico broche, y una vez cerrada podemos observar con agrado que, incluso con tarjetas, la funda no abulta a demasiado (también

conocido por algunos como “Efecto Sandwich”).
La primera gran pega de la funda viene dada por lo que inicialmente podría parecer una virtud, y es que los dos rebajes de la parte superior de la funda, y que

permiten el acceso a el puntero (¿para qué quiero acceder al puntero con la funda cerrada? ¿para tener algo con lo que hurgarme los oídos en

busca de “petróleo”?) y la clavija de audio dejan a nuestra PDA muy expuesta a recibir un golpe en una caída.


Otra de las pegas de esta funda es que impide el acceso al sensor biométrico de la hx2750, aunque tampoco es que sea algo tan grave, pues aún no he

conocido a nadie que lo haya usado más de un par de veces (la primera vez el primer día para ver como es, y la segunda cuando intentas fardar de PDA en

un chiringuito delante de aquella turista). También podréis observar que en la tira de parte inferior la funda no se ajusta todo lo bien que debería;

aunque en su defensa hay que reconocer que la disposición de los botones en los PDAs de las series 24XX/27XX no ha sido muy bien parida que digamos, y que

encontrar una solución para que la funda sujete la parte inferior del PDA es harto complicado.


Abundando en este tema podréis observar en las fotos (sí, ya lo sé, Maicro, están borrosas) que tanto el botón de soft-reset

como la ranura de conexión tampoco quedan muy accesibles que digamos (y todos sabemos que hay cierto tipo de agujeros que deberían estar siempre a

mano 😉 ), por lo que muchas veces tendremos que hacer auténticos malabarismos para poder conectar el cable de sincronización


Sin embargo sí hay que reconocer que la funda en si no es nada fea; pero el problema de la tira inferior le hace bajar muchos puntos.

Conclusión

Una opción elegante para proteger tu objeto más preciado. (No en el que estás pensando, el otro)


Lo bueno

· Robusta.
· Piel de alta calidad.
· Con el PDA montado no resulta muy gruesa.

Lo malo

· La tira inferior no se ajusta lo suficientemente bien impidiendo el acceso a algunas funciones.

PUNTUACIÓN: 7

Nota

Cassidy. Que agradece la ayuda prestada
a Michael Massat de Noreve y que espera que sus no tan refinado vocabulario no haya molestado a todas esas mentes “demasiado sensibles” que acuden

a esta web… Y que no tienen otra cosa mejor que hacer.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación
A %d blogueros les gusta esto: