FAQ Login
Buscar Perfil
Miembros Grupos de Usuarios
Entre para ver sus mensajes privados
Registrarse
Editorial: Un pelagatos entre la corte de Arturo.
Publicar nuevo tema   Responder al tema
Foros de discusión » Editoriales » Editorial: Un pelagatos entre la corte de Arturo.
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
oscar
Staff
Staff


Registrado: 11 Sep 2003
Mensajes: 763
Ubicación: Barcelona

 Mensaje Publicado: Vie 31/12/2010    Asunto: Editorial: Un pelagatos entre la corte de Arturo.
Responder citando

Como siempre, allá dónde nace la noticia, allá está pcdemano. Para poder decir con orgullo que pcdemano también estuvió allí, para nuestros lectores, para el mundo, para nuestros amigos.

Entre las bondades que he recibido del Altísimo está, sin duda, la de haber tenido como parejas a mujeres de cierto nivel social o político, que viene a ser lo mismo a la postre, y es que para nadie, o sea cualquiera, ya estoy yo. El caso es que vía consorte, digamos, se me invita a determinados actos que por mí mismo ni de coña, vamos. Así, el máximo cargo que me conocía por mi nombre y apellidos (como vecino de mis padres), un exconseller de la Generalitat de Catalunya, acabó procesado y claro, de eso no puedo uno fardar mucho que digamos, más bien es para silenciarlo.

El último acto al que he asistido, el 29 de diciembre, es a la toma de posesión del nuevo consejo ejecutivo, nombrado por el President de la Generalitat designado a partir de las últimas elecciones. El acto en sí, pues como todos, con esa parte solemne que tanto le gusta a cierta gente y donde hay quién se viste como si fuera a una boda. En fin nada que contar que no pueda verse por la TV local. En la recepción posterior es donde viene lo interesante, para empezar el cava no era del malo y las pastitas secas, pues eso, secas, excepto las de queso rallado tostadito por encima, las demás claramente olvidables ¡Maldita crisis económica y sus recortes! Hace tres años asistí a la de la fiesta mayor del ayuntamiento que ofreció el alcalde a las fuerzas vivas de la ciudad (más de1.000 personas) y aquello sí que era lujo asiático.

Con la copa en una mano, y ambos carrillos llenos, a uno le van presentando gente que ves a menudo en las noticias y tertulias de TV. Por cierto, a partir de ese día, ya he sido presentado a los cuatro Presidents de la Generalitat vivos y besado a sus santas en las mejillas, excepto a una que por edad, no me atreví a pasar de la mano forzando el beso. En esta especie de “mingle”, sigo, es cuestión de sonreír y no pasar a decir lo que uno piensa, tengo ya un patinazo en mi debe al respecto con uno que cuando me ve, evita devolverme el saludo. Y es que claro, cuánto más cerca se está del César, más grande es el temor, o al menos hay que simularlo así y lo que nunca jamás en la vida hay que hacer es contradecirle. Gilipollas que soy, hostias. Ya se sabe, la familia nace y muere, los amigos vienen y se van, pero los enemigos, ay, su número sólo hace que crecer a medida que uno va viviendo.

También es divertido constatar en las caras que vas viendo repetidas por los diferentes actos, el interrogante que les causa este gordito alto con gafas y que no acaban de ubicar. Si uno presta además atención a lo que se dice y lo analizas, no puedes por menos que desternillarte cada cinco minutos. Si encima quién te conoce por ahí, te tiene confianza y te cuenta un par de cosas poco sabidas (al menos a nivel del gran público) del que acabas de estrecharle la mano, la cosa puede pasar a hilarante. Descubres por ejemplo, que a uno que se le tiene por muy de misa, sale “de paseo” lo más que puede a la que pisa la capital junto a otro de otro partido, no importan las siglas por las cuáles se ocupa el escaño. Y es que claro, a determinados sitios, es mejor ir acompañado de alguien conocido.

Como el día se presta al recuerdo, sobre todo los alegres, por parte de los recién nominados a adláteres del jefe, te comentan, ya para varios íntimos, anécdotas graciosas de otras reuniones de consejo, como aquella en que a media legislatura de hace años, nombraron a uno nuevo en sustitución de otro, y dos de los viejos le dijeron muy seriamente que era costumbre que el primer día en que asistiese a la reunión, el nuevo leyera unos versos al consejo. Al comenzar la reunión de su primer día como consejero, para sorpresa de todos y especial pasmo del presidente, va el tío, extiende un pañuelo encima de la silla, se puso de pié en ella y empezó a recitar. Menos mal que parece que fueron versos divertidos y cortos, que si no, no hubiese tenido ocasión quizá de asistir a una segunda reunión. A los dos consejeros que le tomaron el pelo, aún se les saltan las lágrimas de risa cuando lo recuerdan.

Acabo. Como los periodistas viejos, no diré todo lo que sé y me reservaré las “gordas” para contárselo a los amigos pero sin publicarlo, no sea que un día tenga que defenderme con las pocas armas que tengo, entre ellas mi mermada palabra. La verdad es que dan algo de miedo, con esos tíos cachas en traje que les siguen a todas partes y que llevan en la chaqueta algo más que la cartera.

Y por cierto, ya en los días que estamos, aprovechamos para… ¡¡¡Desearos muy buen año a todos!!!

Òscar
 Volver arriba »
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Foros de discusión » Editoriales » Editorial: Un pelagatos entre la corte de Arturo.
Publicar nuevo tema   Responder al tema Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
   




http://www.pcdemano.com



Site Map

hit counter for myspace